miércoles, 11 de julio de 2012

Como una mosca contra el cristal

¿Has visto alguna vez a una mosca intentar atravesar el cristal de una ventana? ¿Te has fijado como golpea una y otra vez tratando de encontrar una salida? Muchas veces nos hemos reído o compadecido de la pobre mosca sin ser conscientes que a lo largo de nuestra vida nos comportamos igual cuando nos encontramos ante un obstáculo y no sabemos que hacer para seguir adelante.

Analicemos de cerca la situación de la mosca. Si observamos detenidamente podremos darnos cuenta que este insecto tiene innumerables cualidades dignas de admiración.
Primero: La mosca está en acción. Se encuentra en movimiento tratando de conseguir lo que quiere. Definitivamente no tiene una actitud pasiva o autocomplaciente ante su problema.
Segundo: La mosca sabe donde quiere ir. Ella quiere pasar al otro lado de la ventana, allá afuera. Se puede decir que la mosca conoce perfectamente su "estado actual" y su "estado deseado".
Tercero: La mosca tiene energía. Se le puede ver lanzándose contra el cristal incansablemente una y otra vez con fuerza y determinación. Hay que decir que este insecto posee una increíble perseverancia y un muy buen estado físico.
Cuarto: La mosca posee "habilidades". Puede volar como mosca, tiene una visión que le permite ver en varias direcciones y ha desarrollado un instinto que la guía hacia afuera.
Quinto: La mosca tiene valor. Independientemente de lo crítico de su situación ella a aprendido a dominar sus temores. No piensa en la posibilidad del fracaso y no tiene tiempo de pensar en miedos que la alejan de su meta. La mosca sabe como transformar su miedo en poder.
Ahora, te pregunto: ¿Cómo acaba generalmente esta historia? Tristemente, en la mayoría de los casos, la mosca termina agotada por tantos golpes. Confundida, frustrada y cansada se rinde finalmente y cae en el borde de la ventana en donde poco tiempo después muere. ¿Cómo es posible que un animalito con tantas cualidades, determinación, entrega y deseos de vivir tenga un destino final tan lamentable?
¿Qué es lo que le faltó a la mosca para poder atravesar el cristal de la ventana?
A la mosca le falta lo que se llama "pensamiento flexible" Esto se traduce como: la capacidad de desarrollar alternativas que te permitan cambiar de estrategia con el propósito de siempre conseguir llegar a tu objetivo final.
Si la mosca se hubiera detenido por un momento y analizado la situación, se hubiera dado cuenta que estaba repitiendo el mismo error una y otra vez. Tal vez podría haber cambiado de estrategia, por ejemplo: volar un poco hacia atrás y darse cuenta, desde otra perspectiva, que la ventana de al lado estaba abierta. O que tal vez podría haber salido por el conducto de aire un poco más abajo, o por el otro lado de la habitación donde había una puerta abierta.
El problema es que la mosca no posee la capacidad de razonar y analizar las cosas. Paradójicamente los seres humanos no sacamos provecho de esta "capacidad" e incluso a veces el pensar demasiado se convierte en un problema más.
Lo único que quiero decirte es que: Siempre hay una ventana abierta, siempre hay una posibilidad, siempre hay un camino. Produce energía, desarrolla habilidades, ten presente en dónde estas y hacia dónde quieres ir. Transforma tu miedo en poder y no te olvides de ser "flexible de pensamiento" para que puedas cambiar de dirección o crear nuevas alternativas.
En conjunto estos elementos te llevarán a volar libremente dejando el cristal de la ventana a tus espaldas. En ese momento habrás superado a la ¿mosca¿ que todos llevamos dentro.
Quieres compartir esta historia con tus hijos. Te invito a descargarte gratis el cuento de "Mirta, la super mosca y su triste destino" en:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada