miércoles, 4 de julio de 2012

El Efecto Superman

El sexo débil, libertad a las mujeres, igualdad. Espero que no se me considere un machista dado que no existe en este mundo alguien con más admiración que yo a la inteligencia, picardía y sabiduría de la mujer.

No queriendo entrar en discusión sobre problemas sociales, tendencias sexuales y movimientos idealistas o de cualquier índole, me permito, solamente, expresar mi opinión y decir que gran parte de la problemática social entre hombre y mujer se debe al poco entendimiento, de ambos, de la necesidad primordial del hombre que no es otra que la de amar a una mujer.
Imaginemos por unos instantes nuestro hogar como un castillo medieval. Es primordial para el hombre creer que su dama lo admira y le cree capaz de defender sus tierras ante el ataque de los dragones. Es primordial para el hombre sentir que su dama lo ve con orgullo cada vez que se pone su armadura para librar una nueva batalla. Sentir que ella cree en su valor y en su capacidad de hacer hasta lo imposible por cuidarla y protegerla.
Por otra parte es bien sabido que cuando el hombre regresa a su castillo será atendido por su dama, ella le curará las heridas mientras él le cuenta los detalles de la batalla. No pretendo afirmar que la mujer debe quedarse en casa mientras el hombre trabaja. Los tiempos han cambiado y la realidad es otra. En la nueva economía el hombre y la mujer se reparte las responsabilidades equitativamente. Lo que pretendo afirmar es que desde el inicio de los siglos hombre y mujer han jugado un rol determinado en una especie de juego. El conocimiento de esos roles se está perdiendo creando confusión para ambos en una sociedad de divorcios y solteros q buscan ser metrosexuales.
Ojo, no es una cuestión de los hombres. Esto se ve en todo el reino animal. Machos con colores brillantes, plumajes o cabelleras, danzando, cantando y batiéndose en duelo por la atención de la hembra. No es que los hombres seamos así, es que está impreso en nuestros genes desde que el mundo es mundo. Si, es primitivo pero es una necesidad que al día de hoy sigue ahí.
El hombre debe dejar de pensar que es el más fuerte porque no lo es y la mujer debe de hacerle sentir al hombre que es su súper héroe. Es curioso pero si ella cree que lo es, él lo será para ella.
El poder de la mujer es tan mágico que puede hacer volar a un hombre y convertirlo en conquistador de reinos como también puede hacerlo arrastrarse sobre el fango y destruirlo.
Creo que nunca se debe de perder de vista la hermosa diferencia que existe entre hombre y mujer. Esa diferencia es lo que dio origen a las más bellas historias de amor y a las relaciones que todos hemos soñado.
El hombre debe de estar consciente del poder de su mujer y ella, también ayudar a su pareja a sentirse como un verdadero superman.
Los principales problemas en pareja surgen cuando el hombre piensa que su mujer ya no lo admira como antes. Desde inseguridades hasta disfunción sexual. Por ejemplo, te aseguro que el mejor sexo que has disfrutado como mujer fue el día en que le hiciste sentir a tu pareja que era el Tarzan del sexo, ambos cayeron en el juego y seguro que por unos momentos lo fue.
¿Por qué crees que el hombre llega a ser infiel? Porque busca en otra mujer la admiración que cree no siente su pareja por él. Todo esto a pesar de que sabemos que un hombre es muy hombre, no cuando tiene muchas mujeres, sino cuando se siente capaz de hacer feliz a una sola y para toda la vida.
Mujeres, si tienen problemas con sus maridos o novios, ustedes tienen la solución al alcance de su mano. Conviertan a su pretendiente o pareja en su superman y así le regalarán una sensación de bienestar que lo hará sentir tan bien que jamás podrá separarse de ustedes. Además ya sintiéndose así será capaz de escuchar, cambiar y mejorar por ustedes porque no hay nada que inspire más a un hombre que la idea de ser mejor para su dama.
Cuidado, no es cuestión de qué le digan exactamente que hacer y como convertirse en super héroe porque esto le hará sentir que no lo es y le generará inseguridad y miedo lo que provocará que se aleje. Genera primero esa sensación de bienestar y luego él estará dispuesto a cualquier cosa por ti.
"Había una vez un amigo que era un neurótico y todos le decían que cambiara, incluso su pareja. Cambia, eres un neurótico. Estos comentarios le generaban más neurosis e iba de mal en peor. Un día su mujer se acercó a él y le dijo: No cambies, así te conocí y así te quiero. No cambies. Estas palabras sonaron como música para sus oídos, No cambies, te quiero. Y oh milagro..... ¡Cambió!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada