martes, 3 de julio de 2012

En este mundo: ¿Existe tu media naranja? ¿Tu mitad está por ahí escondida?  ¿Un día de estos la vas a encontrar?


Un día, ese complemento que te falta, ese vacío será llenado y tu te sentirás feliz y el amor surgirá de donde debe.


Pamplinas! Eso no pasará nunca.


Si tomas dos medias naranjas que tienen la misma forma, la misma textura, el mismo color, el mismo tamaño y las juntas, ¿qué obtienes? ¿una naranja? Falso, obtienes dos medias naranjas juntas. Jamás podrás formar una naranja juntando dos mitades, eso es solo una ilusión óptica.



En mi opinión el amor es un espejo que refleja lo que llevamos dentro. Es una sensación que se comparte, se da y no se espera y si es realmente todo esto, ¿cómo podemos pensar que su objetivo es llenar nuestro vacío o satisfacer nuestras necesidades?
Si sientes que algo falta en tu vida, si hay un vacío en tu pecho, no busques llenarlo con el amor de alguien porque eso sólo provocará una ilusión. Y las ilusiones se desvanecen con el tiempo.
Sentirás por un momento que el vacío desaparece pero no es así, lo que pasa es que el proceso químico del enamoramiento y la ilusión de amar a alguien hace que se te olvide. Es como cuando tomas un tranquilizante para el dolor de estómago, después de que el efecto de la pastilla pasa, el dolor regresa.
El tranquilizante sólo ayuda a desaparecer el dolor momentáneamente pero no cura la enfermedad que produce este dolor.
Hay que estar conscientes que en gran medida el amor del ser humano es egoísta. Muchas veces amamos a alguien porque tenemos una necesidad enorme de amar. Muchas veces creemos amar a alguien (o queremos pensar que lo amamos) porque este alguien es buena persona, nos cuida, nuestros amigos opinan que es un partidazo, es más o menos atractivo y parece ser que llena un poco el vacío que llevamos dentro.
Tranquilizantes, son sólo tranquilizantes. ¿Por qué creen ustedes que existe el engaño y la infidelidad entre las parejas?. Respuestas que escucho generalmente: Es que ya no es como antes, ya no me atrae como el primer día, me hace esto o me hace aquello.
Generalmente buscamos pretextos para culpar a la otra persona o a las circunstancias pero déjenme decirles que en una relación todo, absolutamente todo lo que sucede es causa y efecto de los dos. En la infidelidad, ¿quién es el engañado? ¿Tu engañas a alguien o realmente sólo te engañas a tí mismo?
¡Comunicación! Ahí está la respuesta. No me refiero a que se comuniquen entre ustedes, me refiero a que aprendan a comunicarse con ustedes mismos. Aprendan a conocer qué vacíos llevan dentro, porqué están ahí, qué necesitan para llenarlos. Tu pareja puede ser un apoyo pero ese es un trabajo personal. Si quieres compartir toda tu vida con alguien debes perder el miedo a abrir tu corazón. Tu pareja aprenderá mucho de ti pero sobre todo tu mismo descubrirás cosas que jamás habías imaginado. En ese momento empezarás a llenar tu vacío y te sentirás mas aliviado.
No existen medias naranjas. Lo que debe de existir en una relación son naranjas completas e individuales que ruedan en la misma dirección. Nadie posee las respuestas a tus preguntas: Todo aquello por lo que temes y por lo que suspiras está dentro de ti. Empieza a conocerte y pronto estarás percibiendo tu relación y el concepto de amor desde una perspectiva diferente y en ese momento estarás sacándole el jugo a la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada