miércoles, 18 de julio de 2012

El "NO" de las cosas


No leas este artículo. ¡Basta! No lo leas. ¿Por qué sigues leyendo? Si ya has llegado hasta aquí debe ser porque definitivamente no piensas hacerme caso.  "No saltes en la cama" decía mi madre cuando yo era niño. ¿Ustedes creen que yo le hacía caso?



Nos hemos criado dentro de una cultura que desde que somos niños utiliza el "no" como herramienta educativa y formativa. Te digo un secreto: No funciona.
Cuando una madre le grita "No toques" a su niño que se acerca a una toma de corriente, éste reacciona por el grito, no porque haya entendido el significado de la palabra no. "No salgas con ese chico", "no veas esa película", ¿Acaso algunas de estas indicaciones funcionaron contigo?
Cuando en mis conferencias le pregunto a las personas: ¿Qué es lo que quieren de la vida? Siempre hay alguien que me contesta efusivamente: "Yo ya no quiero seguir viviendo así", "no quiero ser un fracasado", "no quiero quedarme solo", "no quiero seguir subiendo de peso". Estas personas tienen muy en claro que es lo que no quieren en su vida pero a pesar de eso siguen sintiéndose mal. ¿Por qué?
Voy a compartir con ustedes una frase que al escucharla cambió mi vida: 
"La experiencia de vida es un espejo que refleja nuestros pensamientos más consistentes". 
Esto significa, que si pasas la mayor parte del tiempo pensando en que es lo que no quieres, exactamente eso vas a obtener. Esto sucede porque no estamos conscientes que nuestro cerebro sólo funciona en positivo.
Permítanme explicarme y para eso vamos a hacer un experimento. Cierra los ojos y NO pienses en azul. ¿Qué color te vino a la mente? A la mayoría de las personas les aparece el azul porque el cerebro necesita saber primero que es azul, para luego poder no pensar en él. Hay gente que me dice que pensó en rojo o amarillo. ¿Por qué un color?, pregunto yo. ¿Cada vez que cierras los ojos ves rojo? Claro que no. Fue un color porque tu mente reaccionó inconscientemente a una orden tuya. Primero pensó en azul, lo eliminó y después puso algo en su lugar sin que tu lo decidieras conscientemente y todo esto en fracciones de segundo.
"No quiero ser un fracasado" Para eliminar esto tu cerebro primero se llenará de imágenes, sonidos y sensaciones de lo que es el fracaso. Esto alterará tu estado de ánimo y posiblemente cometas errores o te desanimes y ahí tu cerebro puede reaccionar y poner algo en su lugar peor que el problema en sí, como: depresión, estrés, etc.
El secreto consiste en utilizar toda tu energía en pensar en lo que sí quieres en la vida, de esta forma todo tu ser hará hasta lo imposible por conseguirlo. Como lo menciona Robert Dilts en su libro Las Creencias (1996, ediciones Urano):
 "El cerebro es un mecanismo cibernético. Esto quiere decir que una vez que la persona en cuestión tenga claro el objetivo, su cerebro organizará el comportamiento inconsciente de manera que pueda alcanzarlo. La persona recibirá automáticamente señales auto correctivas que le encauzarán hacia su meta".
Conozco muy bien este tema porque me pasó a mí. Cuando escuché todo esto por primera vez me encontraba en un seminario motivacional al cual asistí porque me sentía mal conmigo mismo. Me di cuenta que me pasaba el día pensando en lo que no quería ser y en eso exactamente me estaba convirtiendo, situación que me hundía en un pozo de frustración y miedo.
Cambia sintonía y conocerás el poder que tiene el saber que quieres ser, tener y sentir. No quiero que pienses en lo increíble que será tu vida, no pienses en un futuro brillante, no pienses en como tus cualidades te pueden llevar al éxito que estas buscando. No lo hagas. No, no, no.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada