martes, 30 de octubre de 2012

Dime lo que comes y te diré quién eres.


¿Lo que como y cuando lo como puede determinar quien soy como persona?

Desde luego que no. Pero si puede afectar directamente tus niveles de energía. Entonces yo pregunto:

¿Un nivel de energía bajo puede afectar tu vida diaria? ¿Puede afectar tus acciones? 

Actualmente la obesidad es un problema nacional en los Estados Unidos. Se ha convertido en la segunda causa de muerte en este país y parece que se está saliendo de control.

Hace unos meses un primo mío se fue a Disney World por primera vez. Al regresar le pregunté qué era lo que le había sorprendido más. "Los Gordos" - me contestó.

Algo malo debe estar pasando en el mundo cuando hay gente que se muere de hambre y gente que come hasta matarse.

El cuidado del cuerpo siempre ha sido un tema importante para mí ya que considero que el cuerpo es el único vehículo con el que contamos en esta vida para poder vivir nuestros sueños y objetivos.

Una parte muy importante en el cuidado de nuestro cuerpo es la nutrición. Sabiendo esto escribí algo que tal vez le genere cierto comezón a la gente con sobrepeso pero deseo que entiendan que no se trata de una crítica sino de un llamado de alerta y una invitación al cambio.


¿Has tenido días en los que te levantas después de haber dormido 8 horas aporreando el reloj despertador y que te encuentras cansado, ¡muy cansado!

El día se te hace largo, no puedes terminar con tus obligaciones del trabajo, constantemente estas mirando el reloj que parece caminar en cámara lenta. Luego, llegas a casa y te amodorras en el sillón. Tu pareja viene y te dice que habían quedado en salir con unos amigos:

 - No ves que estoy agotado, trabajo todo el día como un burro, ya no puedo más.

Tu pareja, ya enojada, tiene que llamar a cancelar la cita.

De ahí se acerca uno de tus hijos y te pide que juegues con él, tú, que ya estas de mal humor, le contestas con un tono poco alegre.

- Hijo déjame tranquilo que estoy muy cansado
y me duele la cabeza.

Tu hijo se va frustrado y triste, te sientes igual por dentro y empiezas a pensar en lo injusta que es la vida, en lo agotador que es tu trabajo, en lo mal que esta el país, en lo difícil que es el matrimonio y en que ya no puedes más.

¿Has tenido días así?

Y por el contrario. ¿Has tenido días en donde antes de que suene el despertador ya estás de pie? Te levantas como impulsado por un resorte. Ese día, como es temprano, decides salir a correr. 
Llegas a la oficina antes de la hora y el día se pasa volando. Haces todo lo que tenías que hacer y más. Llegas a casa y sales a jugar fútbol con tus hijos, te duchas y llevas a tu pareja a bailar. Regresan felices a casa y .... bueno lo que pase después es algo muy personal :D

Pero el día parece fluir en un torrente de energía. Todo es bello, el sol brilla más, la ciudad es hermosa y amas tu trabajo y a tu familia. La vida es bella.

¿Has tenido días así?

Creo que todos hemos tenido de los dos días en nuestra vida.
¿Qué tipo de día prefieres?

Piensa en las diferencias entre un día cargado de energía y un día agotador. ¿Cómo percibes tú vida, tú país, tú familia, tú trabajo?

Tú familia es la misma, tú trabajo es el mismo, tú país también lo único que cambia es el filtro por el que miras tu vida y ese filtro puede ser oscuro o brillante dependiendo de tu nivel de energía.

Quisiera hacerte una pregunta: ¿Cuál es la actividad física que desempeña el ser humano que más energía consume?

El sexo, claro está. De ese punto no vamos a hablar por el momento :D

Pero quisiera decirte que la segunda actividad que más energía consume es la digestión.

Si te levantaste en la mañana después de dormir ocho horas y te encuentras agotado, ponte a pensar en que fue lo que cenaste la noche anterior y a que horas. Si saliste tarde y a las diez de la noche cenaste un cocktail de camarones, un filete de carne con papas y un soufflé de chocolate de postre. Lo que te pasa es que toda la energía que tu cuerpo acumula para cuando te levantas en la mañana quedó consumida al máximo en tu proceso digestivo.

Piensa que algo tan sencillo como: qué es lo que cenas y a qué hora lo cenas puede determinar la diferencia entre un día gris y un día brillante, algo tan simple como eso.

¿Acaso no cambiarías un poquito tus hábitos alimenticios a cambio de tener una mayoría de días brillantes?

Son de los pequeños detalles que dejamos pasar y que pueden significar un gran cambio en nuestro desarrollo energético.

No soy un especialista en nutrición. Depende de tu situación deberías siempre guiarte de la opinion de un profesional. Pero algo que ha determinado el rumbo de mi vida es mi nivel de energía. Si quieres despertar tu espíritu emprendedor, lo primero que necesitas son enormes cantidades de energía.

Una buena nutrición es muy importante así que hagan su inversión en tiempo y estudios para poder realizar los ajustes que sean necesarios. 

Les deseo a todos "un día brillante".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada