lunes, 24 de septiembre de 2012

Bendito miedo


El tema del miedo es un tema muy cercano a mí. Confieso que el miedo ha estado presente en mi vida muchas veces.

No puedo decir que era un adolescente muy seguro de mi mismo. Era horrible despertarse por la mañana y sentir un miedo real de asistir al colegio. Tenía miedo de ser rechazado, golpeado o segregado y ese miedo me llevaba a comportarme de una forma que originaba que a la larga me trataran exactamente así.

Lo peor no era eso sino que el rechazo más profundo era el que yo tenía hacia mi mismo. Eso me llevó a tener miedo de convertirme en alguien que no quería ser.

Quería ser una buena persona. Quería ser capaz de expresar mis opiniones con voz clara y resuelta. Quería que la gente me respetara. Quería ser popular. El miedo me lo negaba todo.

Fue tanto el miedo que sentí de convertirme en alguien que no quería ser, que superó mis otros miedos a hacer, hablar y opinar. 

El miedo fue mi peor tortura pero fue también mi mejor maestro. Aquel maestro que me impulsó a cambiar y a moverme. 

Bendito miedo, ojalá siempre estes ahí para indicarme el camino.

Hoy no tengo miedo de hacer, tengo miedo a "no hacer" (siempre bajo mi escala de valores)  y esto llena mi vida de muchas increíbles experiencias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada